CoachingEn el coaching o entrenamiento intervienen el coach (entrenador) y el coachee (discípulo).
El primero debe sacar de su discípulo todos los valores que éste posea.
A partir de los intereses y objetivos planteados por el coachee, el coach debe ayudar a su cliente a lograr dichos objetivos aceptando y respetando las características personales del coachee.


Por lo tanto nosotros entendemos que el coaching debería basarse fundamentalmente en el coachee, puesto que es quien posee toda la información sobre la totalidad de la situación.
Consideramos que el coach debe ser totalmente objetivo y al mismo tiempo ser el apoyo sostén “abre puertas” de su discípulo sacando de dentro de él todo su potencial.


Dentro del proceso es fundamental: la instauración de uno o varios objetivos, la motivación del discípulo, una acción clara y decidida para conseguir la consecución de los objetivos.
El coaching está muy indicado para problemas económicos, laborales y/ o afectivos, por lo que está muy recomendado para personas que hayan perdido su puesto de trabajo o deseen dar un cambio de rumbo a su vida.